Organizador Profesional – Soporte Emocional como Organizador Profesional

Esta ocasión quiero tratar el tema del soporte emocional, que como Organizadores Profesionales, debemos aportar en los trabajos con los clientes. La razón principal, es porque en muchas ocasiones, los niveles de ansiedad en el cliente pueden escalar de manera acelerada, mientras se avanza en un proyecto, especialmente en aquellos que implican lidiar con objetos que tienen vinculadas emociones positivas o negativas, aunque por regla general, las negativas son las que más ansiedad ocasionan

Compartir la vida y los buenos momentos con alguien querido es uno de los mejores soportes emocionales, especialmente si pasamos por momentos malos

¿Es un Organizador Profesional un terapeuta?

Dejemos claro una cosa, un Organizador Profesional, es un individuo que tiene la cualidad de transferir sus conocimientos y habilidades, estableciendo sistemas funcionales que mejoran la calidad de vida de los clientes, por medio de espacios más organizados; bajo ninguna circunstancia se debe confundir dicha labor. Un Organizador Profesional, no es un terapeuta o  psicólogo. Si bien durante la ejecución del proyecto, terminamos lidiando con una corriente de emociones que pueden obstaculizar nuestro quehacer, no podemos colgarnos ningún título, aunque si debemos dar soporte de carácter emocional, haciéndole ver al cliente, por medio de nuestra motivación, que la escalada de sensaciones, puede ser controlada mediante ejercicios de respiración y charla, debemos ser empáticos con él, pues solo él y nadie más, sabe lo que siente y la manera como esos sentimientos le repercuten a nivel físico.

Cada caso es distinto

Cada cliente es diferente, cada caso es distinto; habrá momentos en que nuestras habilidades para conllevar un proyecto se puedan ver superadas, por eso es importante desde la primer entrevista de trabajo con un cliente, valorar no solo el proyecto en manos, también nuestra propia capacidad de dar respuesta satisfactoria a su situación. No se trata de creerse Superman y que nos tratemos de convencer, que podemos hacer frente a una situación, cuando la realidad dista mucho de nuestra fantasía. Recuerda que quien termina sufriendo las consecuencias de nuestra soberbia, es nuestro cliente, sin mencionar nuestro prestigio al demostrar que falta de pericia. Esa primer entrevista de trabajo, debe ser la que determine si somos o no aptos, haciéndole ver a nuestro cliente la situación y canalizándole, si es necesario, con un profesional más capacitado. Ante todo está, la comodidad emocional de nuestro cliente y elevar nuestro prestigio haciendo lo correcto, no tratando de morder más de lo que podemos masticar. 

Nada dice soporte emocional, como un abrazo o un apretón de manos

Si al soporte emocional, no a la arrogancia de creernos terapeutas

A menos que dentro de nuestro respaldo académico, se encuentren las áreas de Psiquiatría, Psicología, Coaching Emocional o alguna similar, no podemos ponernos un disfraz freudiano y pretender que podemos con los menesteres emocionales de un cliente. Sería una arrogancia total. Podemos si, prepararnos a la par de nuestra carrera, tomando cursos y diplomándonos para poder atender niveles más altos de problemas emocionales, pero mientras eso ocurra, lo que haremos con nuestro cliente, es ser un pilar dónde pueda apoyarse, un hombro en donde pueda soltar alguna lágrima y un motivador para que paso a pasito pueda ir completando el o los proyectos de organización que requiera para salir adelante, para salir airoso a una vida más sencilla y más organizada.

Nacho Eguiarte – Organizador Profesional y Blogger en NACHOrganiza

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.