Organización – Año Nuevo, planes nuevos

El año 2013 llega poco a poco a su extinción. Viene un 2014 lleno de promesas, de asombros, de nuevas experiencias, tan nuevas como el mismo año. En este punto empezamos a valorar las metas alcanzadas y a percatarnos que con mucha probabilidad, más de alguna no llegó a buen término. Sea entonces que llenemos el año nuevo de planes nuevos. Vamos haciendo la planeación de esos 12 meses para lograr nuestras metas.

¿Hubo cosas que se quedaron en el tintero?

Es probable como mencioné, que haya cosas que no se lograron, porque las circunstancias no se prestaron, porque no pusiste el empeño necesario o porque decidiste enfocar tu energía a otra meta. En cualquiera de los casos, déjalo ir, dice una canción “Lo que no fue, no será”, efectivamente es la filosofía que hay que aplicar. Si una meta no se alcanzó, ella no va a ser motivo para que nuestro fin de año se empañe, mucho menos para amargarnos el año nuevo, manchando las metas que hemos de proponernos.

No te angusties por favor, el año nuevo es una hoja nueva de libro de nuestra vida. Una hoja en blanco, lista para que escribamos en ella. Haz las paces con los objetivos no alcanzados, si todavía forman parte de tu plan de vida, proponte completarlos en los 365 años posteriores al inicio del año nuevo. A otra cosa mariposa, lo importante es trabajar el presente, para materializar el futuro; el pasado, pasado es y no podemos alterarlo.

Tus metas de año nuevo, elígelas de manera realista.

Bajar de peso, dejar de fumar, convertirse en millonario, ser más popular, dejar de beber sin control, pagar las deudas, ser menos corajudo. ¿Faltó alguna de las metas de buen porcentaje de la población? Creo que no. Esas mismas son las que en su mayoría, no llegan a cumplirse, ¿Me equivoco? Tampoco lo creo. Es de humanos errar, es de humanos tropezar, varias veces incluso con la misma piedra. El plantearte metas de año nuevo, debe ser primero que nada, el reflejo de una introspección. Si no nos conocemos, no podremos hablar de manera realista. Estableceremos entonces, deseos o metas que tienen que ver con la apreciación que la sociedad tiene, con las expectativas que los demás quieren que cumplamos, pero esas expectativas, pueden no ser las que realmente nos estén motivando al cambio, al mejoramiento o a su cumplimentación.

Respira hondo; tómate tal vez quince minutos, tal vez más; la idea es que en la soledad, te encuentres contigo mismo. En ese proceso, podrás conocerte mejor, saber que necesitas, que te falta, que te hace soñar, en general, que te motiva y en qué dirección, solo así podrás decir que metas debes alcanzar y si tienes el valor, la energía y entereza para ir por ello.

Escribe tus metas

Ya sea que quieras ponerlas a descubierto usando tu tablero de pendientes, o de manera más personal en tu diario o agenda del año, escribe las metas que quieres conseguir en 2014, pero solo aquellas a las que les dispondrás tiempo y energía. Puedes hacer una lista secundaria, donde coloques esas tareas que te gustaría completar pero para las que tal vez no invertirás el mismo ahínco en obtener.

Cada día revisa tus objetivos generales, valora en sitio donde te encuentras y haz las correcciones de rumbo que necesitas para acercarte a la meta. También considera que nada está escrito en piedra, hay circunstancias que no controlamos por eso debes tener claro, que no conseguir la meta no te convierte en perdedor, la idea es que estás luchando para hacer los sueños realidad. Así que a empezar el nuevo año, bien mentalizados a que vamos por todo. Comparte con tu comentario, tu método para conseguir tus metas. ¡Feliz año nuevo y gracias año viejo por el aprendizaje!

Nacho Eguiarte – Organizador Profesional y Bloguero en NACHOrganiza

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.