Coaching Emocional | Tazón de Sopa, Alimento Para el Alma

Al leer el título de esta entrega podrías pensar que es disparatado. Más si hablamos de organización en este blog. Bueno, hemos visto, que la vida también se organiza, que necesitamos tener un balance en ella, que no solo trata de los espacios hermosos, también de dar un poco de alimento para el alma, pues en ocasiones, los grandes problemas de acumulación, tienen un origen mucho más profundo y menos físico que las cosas. Un tazón de sopa, me pareció el pretexto perfecto para hablar de la manera cómo nutrimos el espíritu, de cómo dar alimento para el alma.

Es curioso la manera como se me ocurrió esta publicación, pues fue haciendo precisamente una olla de sopa de tomate, experimentaba en mis coqueteos a la vida vegana; de momento solo estoy metido en el vegetarianismo desde hace un año. La cosa es que durante todo el proceso, me venía a la mente una y otra vez, el tazón de sopa. Muchas veces estamos frente a uno, no solo viéndolo como alimento; lo miramos como remedio para una gripa, como sosiego para una decepción amorosa, como generador de calor inmediato que mitigue nuestro frío. La sopa puede ser del ingrediente que te venga a la mente, pero el sentimiento que nos evoca tomar de ese tazón hasta la última cucharada, es el mismo que experimentamos con cualquier otro alimento para el alma, como las artes plásticas, la lectura o la escritura de un diario.

Como el mismo tazón y la sopa que contiene, la vida a veces puede ser poco placentera, como esos momentos que por desesperación, tomamos una cucharada sin soplar y nos quemamos la lengua. Otras veces, si no bebemos la sopa a tiempo, se enfría y deja de ser reconfortante, sosa, como también a veces se torna la vida, si no la tomamos en su momento justo. Pero si tomamos con calma todo, sin prisas pero con un poco de cautela, la sopa pasa de los labios a la lengua, sintiendo los sabores en pleno, y cuando empieza a resbalar por la garganta en su camino al estómago, sentimos un alivio, una paz, como un gran suspiro seguido de las palabras que en silencio se repiten en la mente, “todo va a estar bien”.

La vida es para degustarse, eso es algo que debemos grabar en nuestra cabeza. Es verdad que a veces es difícil, a veces es aburrida, pero esos sentimientos nos ayudan a reconocer los momentos en que es excitante, vivaz, efervescente y sobre todo, reconfortante; llena de sabores, de colores y de aromas. No dudes que en un plato de sopa, encontrarás alimento para el alma, pero, ten en cuenta, el tazón de sopa es más que nada una alegoría. El alimento para el alma puede venir en cualquier forma, en cualquier actividad, a lo que me refiero es que viene envuelto en los paquetes mas sencillos, solo está en reconocerlo y tomarlo como tal.

¿Hay algún alimento para el alma que hayas reconocido en su forma simple? Las presentaciones pueden ser tantas, tantos los bálsamos o pociones, pero en general, mientras sirvan el propósito de elevarnos al verdadero propósito en la vida, la felicidad, deja de tener importancia la presentación. Por el momento, me ha quedado un poco de sopa en el refrigerador, creo que la tarde amerita para ensoñar mientras el vapor ya recalentado de la receta, acaricia mis mejillas.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.