Organizador Profesional:

¿Sirviente con habilidades o profesional del orden?

 

El Organizador Profesional, es un individuo que toma por misión llevar orden, balance, tranquilidad de vuelta a la vida de aquellos que por diferentes razones, experimentan problemas con su manera de almacenar e incluso de acumular cosas; con el modo de administrar sus tiempos o enfocar su productividad; con la imposibilidad que sienten de liberarse de apegos materiales y emocionales. De estas situaciones se derivan problemas para procurarse bienestar a si mismo, a los suyos y en general para llevar una vida plena.

Al organizar, se involucran actividades paralelas como la limpieza, sería ilógico pensar que se puede ordenar un espacio sin pasar un trapo por las estanterías antes de volver a colocar todo en ellas. En casos de organización de tiempo, puede haber necesidad de organizar la agenda y el directorio, ello como parte de la enseñanza al cliente de habilidades básicas de llevar un registro de actividades. Esas circunstancias pueden provocar un falsa idea en quienes solicitan nuestros servicios, haciéndonos parecer mucama o secretaria.

En lo particular me encanta ensuciar mis manos hasta los codos cuando organizo y limpio, pero no soy un bedel con título universitario y tarifa alta; no me mal interpreten, no desdeño el trabajo de las personas que ganan su sustento con trabajos de limpieza, mientras el trabajo sea honestos es digno. Me refiero a que no debe haber confusión, mi labor es transmitir mis conocimientos sobre técnicas y habilidades organizativas para que el cliente pueda establecer sus propios métodos y continuar una vida organizada, aún cuando no me tenga cerca.

Los antecedentes escolares y de vida que forjan el carácter de los Organizadores Profesionales son tan diversos y variados; provenimos de carreras como Medicina, Enfermería, Arquitectura, Diseño, Psicología, Enseñanza, Administración etc. Esa riqueza de conocimientos aunado con el incesante deseo de ayudar a los demás a superar la desorganización, nos motivan a prepararnos en áreas complementarias a nuestro bagaje cultural, ofreciendo así una mejor experiencia con soluciones certeras, especialmente porque cada caso es particular, es un traje hecho a medida.

 

 

De manera más puntual,

¿Qué y cómo ayuda un Organizador Profesional a problemas de organización?:

  • Enseña a mejorar habilidades de organización en casas, negocios, oficina o vida personal.
  • Establece sistemas para archivar documentación.
  • Organiza mudanzas.
  • Facilita la transición de vida en adultos mayores.
  • Implementa controles de almacenamiento.
  • Diseña clósets, cocinas o mobiliarios para el almacenamiento de pertenencias.
  • Asesora personal y profesionalmente a los individuos para que exploten su potencial.
  • Se convierte en facilitador para que la gente se libere de apegos materiales.
  • Compra con consentimiento del cliente, utensilios, herramientas y mobiliarios que resulten funcionales  para cada espacio y actividad en cuestión.

 

Adicionalmente, estamos comprometidos a que cuando algo exceda nuestras habilidades y experiencia, recomendar profesionales capacitados en aras del mejor interés de nuestro cliente; por ejemplo en casos de mayor especialización como personas con padecimientos de Desorden Obsesivo Compulsivo o Desorden de Déficit de Atención.

 

Un Organizador Profesional no es un sirviente bien instruido, es un Asesor que mira un lugar, luego mira una cosa y de forma instantánea les asocia, consagrando el dicho de que cada cosa tiene un lugar y hay un lugar para cada cosa. Con su ayuda, el cliente puede establecer métodos y estrategias que lo encaminen a relacionarse más sanamente con su espacio, los seres que le rodean y consigo mismo.

 

Nacho Eguiarte – Organizador Profesional y Blogger en NACHOrganiza

 

Similar Posts

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.