Navidad , Temporada Llena De Buena Energía Que Invita Al Agradecimiento.

No importa si se es religioso o no, hablar de Navidad es referirse a una época llena de altas vibraciones, que nos permiten acercarnos a las personas, sentir su calor y expresar nuestros más sinceros agradecimientos. Esta temporada es por excelencia, motivo de que el amor fluya, se exprese, se exteriorice y se viva a plenitud. El agradecimiento forma parte de ella. Es intrínseco agradecer para estar a tono con los colores y olores navideños. Agradecer no por los regalos debajo del árbol, más bien por todas las experiencias vividas en todo un año de vida. Tanto aprendizaje, unas veces alegre y otras triste, pero aprendizaje al fin.

¿Tú Qué Agradeces Esta Navidad?

Tanto que se puede agradecer, y no hablo del nuevo guardarropa o las alhajas que seguro te van a entregar tus seres queridos como muestra de amor. Me refiero más a las cosas inmateriales, que no por eso son intangibles. El amor, el cariño, la lealtad, la salud, la tranquilidad, son, aunque suene trillado o a texto de tarjeta de felicitación, los más grandes tesoros que una persona puede recibir y guardar en su corazón.

Otras cosas igual de importantes para agradecer, son las segundas oportunidades de hacer algo, de enmendar errores, de vivir la vida después de una enfermedad grave. Y hay también las primeras oportunidades que nos permiten acumular experiencias y vivencias que enriquecen nuestra mente. Recuperar una relación de amistad o de amor perdida. Recapacitar en vicios que nos dañan y que ahora vamos dando la vuelta para vencerlos. Pasar la hoja en nuestro libro de vida, donde escribimos lo bueno y lo malo, para cerrar un capítulo más y seguir escribiendo otro más. Las pérdidas de la vida también pueden ser motivo de agradecimiento, no solo de dolor y tristeza; piensa que son pruebas y que ellas forjan nuestro temple, nos hacen crecer, madurar y valorar lo que realmente importa.

Yo te quiero platicar un poco mi travesía.

Hace más de un año estuve en contacto por azares del destino y también por afinidad profesional con Geralin Thomas, toda una institución en la industria de la organización profesional. Ella se fijó en mí por ser organizador en un país latinoamericano. Es contacto es algo que llevo en mi corazón y agradeciéndolo siempre. La cosa no para ahí, ella me presenta a Helena Alkhas como su asistente virtual y desde entonces Helena me invita a colaborar haciendo publicaciones en español dentro de un espacio en su blog. ¿Qué puedo decir que no haya dicho? Por más de un año de publicar en su espacio, me siento flotando en nubes de algodón. A través de ellas me he ido conectando con más profesionales de la organización y mis lazos con la industria han crecido enormemente. También he acrecentado conocimientos y habilidades para ofrecer a mis clientes un servicio cada vez más profesional. Todas y cada una de estas situaciones representan motivo de gozo y razón de agradecer. La Navidad es en esta ocasión una muy llena de bendiciones para mí.

[Tweet “La Navidad Época Ideal Para El Perdón Y El Agradecimiento”]

Hace un par de meses me embarque en otra aventura, a través de un diplomado en tanatología que me está ayudando a entender mejor el proceso de la pérdida y de cómo esta, afecta a las personas, aferrándose a bienes materiales, a sentimientos negativos y a nostalgias que solo dañan el corazón. Esta travesía es precisamente la que me hace tomar la determinación de cerrar un ciclo. Mi travesía de más de un año de colaboración con Helena y su blog llega a su fin. Mejor dicho, reevaluando las cosas, llega a una pausa indefinida. Estaré siempre pendiente y claro que seguiré colaborando con ella aunque no de manera regular. Pero lo que no va a cesar con todo este trajín, es mi absoluta admiración y mi completo agradecimiento a esta hermosa mujer, que me abrió las puertas para llevar mi mensaje a aquellos que necesitaban escuchar un poco de este mundo maravilloso de la organización profesional de espacios. Gracias infinitas.

Yo estoy sumamente agradecido con la vida, con la familia y amigos, con las decisiones que he tomado y con los episodios amargos que he tenido que vadear. Cada una de mis circunstancias han forjado mi carácter. Por eso en Navidad te pido, agradece la belleza y la bondad de la vida. Nada más grandioso que vivir agradecido, con las manos abiertas soltando para poder recibir más.

Igual te invito a que me sigas leyendo en mi sitio NACHOrganiza donde trato temas de organización y asesoría de vida.

 

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.